810

811

EN LA BIBLIOTECA El descubrimiento de la escalera de mano en una de las obras del Legado Picasso de 1981 me había causado tal impresión que no podía evitar imaginarla sustanciada en la escalera de madera por la que ahora descendía: conducía a la planta inferior de la biblioteca y sorprendía por su estrechez; dos personas pasaban justas por aquel túnel escalonado. Las paredes a ambos lados eran del mismo material que los escalones, todo de madera de jatoba, según supe después. El conjunto transmitía una sensación inquietante, acentuada por la débil iluminación. De haber inclinado los laterales un poco hacia el interior, la estructura habría recordado a la Gran Galería de la Gran Pirámide de Giza. Con el diseño de una escalera como esta, harto estrecha, se ahorraba un poco de espacio para la sala de lectura .casi vacía de lectores; conté solo tres. y se conseguía incrementar la percepción subjetiva de amplitud de la sala al salir de la escalera, aunque también se lograba el efecto contrario, es decir, incrementar la sensación de estrechez de la escalera cuando se accedía a ella desde la sala: el más por menos 1286, como el cobrar más por trabajar menos, conduce irremediablemente al menos, al menos por más, que la multiplicación 1286 arquitecturaysociedad

14 -2 -1 -1 +1 +1 +2 14 -2 -1 -1 +1 +1 +2 http://www.arquitecturaysociedad.com/es/congreso/congreso-internacional