698

de fuego para que guarde el camino al árbol de la vida. Dios es infalible, por definición. Cualquier interpretación teológica del texto del Génesis no puede concluir otra cosa. Sin embargo, desde un punto de vista literario y exclusivamente argumental, estos tres primeros capítulos del Génesis, y en especial el tercero, me parecieron crueles e injustos con el hombre y la mujer, y hasta con la serpiente, pues los tres seres fueron creados imperfectos y situados en el lugar y momento equivocados, junto a un árbol también injustamente responsable de lo que luego ocurriría. No es propio de un ser perfecto crear la vida para luego, sin más, condenarla al sufrimiento y a la muerte. ¿Qué se diría de un padre que obligara a nacer a su hijo para hacerle sufrir y finalmente matarlo? Planes así sólo podían ser elucubrados por demonios tan humanos como el más común de los mortales, pero con el odio de todos ellos juntos, un odio que había aplastado a la humanidad durante milenios, como lo haría una losa gigantesca sobre un minúsculo animal; y tan pesada era la piedra que no había quien fuera capaz de levantarla, y menos aún con tantos y tan perversos demonios como acudían desde todos los ámbitos de la vida para subirse a ella y defecar allí sus maldades con el fin de hacerla aún más pesada. ¿Quién podría librar a la humanidad de semejante lastre? ¿O era

699

acaso un lastre necesario, como el cuerpo lo era al alma? ¿Qué ser, mostrando misericordia, lograría levantar esa piedra opresora para dejar en libertad al animal? ¿O era acaso el destino del animal crecer hasta destruir la piedra por sí mismo, como el ave hace con su huevo en el momento de nacer al nuevo mundo? Las complejas y pesadas estructuras de las religiones, autoerigidas en rectoras del espíritu, son un yugo que esclaviza al alma humana, por dinero; se enfrentan entre sí, chocan y se engullen poco a poco, como placas tectónicas. De ellas surge el epicentro del movimiento espiritual de carácter sísmico que asola al ser humano. Dos mil años han pasado desde el terremoto cristiano y aún sigue habiendo réplicas. Y no era este el peor de los ejemplos. En cuanto los epicentros religiosos perdían fuerza, surgían otros en otros ámbitos de la vida, igual de organizados y tanto o más opresores: política, deporte, cultura…; todos orientados a las masas, al consumo pasivo; vótame, mírame, escúchame, cómprame…; todos persiguiendo lo mismo, el dinero que con tanto sudor gana la hormiga y que con tanta hipocresía, facilidad y contento tratan de birlarle cuatro cantamañanas reconvertidos en cigarras 1128,1129,1130, 1128 Mateo 12, 34-40 vatican:[español latín] latinvulgate biblos Mateo 16, 1-4 vatican:[español latín] latinvulgate biblos Lucas 11, 29 vatican:[español latín] latinvulgate biblos Jonás 2 vatican:[español latín] latinvulgate biblos

14 -2 -1 -1 +1 +1 +2 14 -2 -1 -1 +1 +1 +2 http://www.biblegateway.com/passage/?search=Mateo%2012&version=NVI http://www.vatican.va/archive/ESL0506/__PUM.HTM http://www.vatican.va/archive/bible/nova_vulgata/documents/nova-vulgata_nt_evang-matthaeum_lt.html#12 http://www.latinvulgate.com/lv/verse.aspx?t=1&b=1&c=12 http://biblos.com/text/matthew/12-34.htm http://www.biblegateway.com/passage/?search=mateo%2016;&version=42; http://www.vatican.va/archive/ESL0506/__PUQ.HTM http://www.vatican.va/archive/bible/nova_vulgata/documents/nova-vulgata_nt_evang-matthaeum_lt.html#16 http://www.latinvulgate.com/lv/verse.aspx?t=1&b=1&c=16 http://biblos.com/text/matthew/16-1.htm http://www.biblegateway.com/passage/?search=Lucas%2011&version=RVR1960 http://www.vatican.va/archive/ESL0506/__PVT.HTM http://www.vatican.va/archive/bible/nova_vulgata/documents/nova-vulgata_nt_evang-lucam_lt.html#11 http://www.latinvulgate.com/lv/verse.aspx?t=1&b=3&c=11 http://biblos.com/text/luke/11-29.htm http://www.biblegateway.com/passage/?search=Jonah+2&version=RVC http://www.vatican.va/archive/ESL0506/__PF4.HTM http://www.vatican.va/archive/bible/nova_vulgata/documents/nova-vulgata_vt_ionae_lt.html#2 http://www.latinvulgate.com/lv/verse.aspx?t=0&b=37&c=2 http://biblos.com/text/jonah/2-1.htm