694

La ira me estaba llevando demasiado lejos, hacia arenas movedizas intransitables. Respiré hondo y me contuve 1125. Dejé de divagar y me centré en el análisis del cuadro de Dalí que tenía ante mí. 1125 Salmos 37 vatican:[español latín] latinvulgate biblos 1126 Génesis 3, 3 vatican:[español latín] latinvulgate biblos A media altura, ligeramente a la derecha, Dalí había pintado la cabeza de un león, justo bajo el hombro derecho de la mujer; y aunque la cabeza era de un tamaño reducido, se mostraba amenazante. Su larga y rosácea lengua salía de la boca abierta para apuntar hacia arriba, hacia el hombre y la mujer que eran creados. El león, de melena solar, mostraba en su boca abierta seis afilados dientes, tres en cada maxilar. Esta visión me puso en guardia: los dientes de la calavera en El Descendimiento remitían a la Biblia. Saqué del zurrón las fotocopias que había hecho en la Biblioteca Nacional de los primeros capítulos del Génesis, donde se relataba la historia de Adán. En el capítulo tres, versículo tres, leí: «Mas del fruto de aquél árbol, que está en medio del paraíso, mandónos Dios que no comiésemos, ni le tocásemos siquiera, para que no muramos» 1126. La boca del león parecía también relatar la historia de lo que sucedía en el cuadro. La lengua del león, dirigida hacia el hombre y la mujer, parecía también dirigir esas palabras hacia ellos. Adán y

695

Eva habían probado el fruto prohibido y Dios, tras recordarles su advertencia, les expulsaba del paraíso. La genialidad de Dalí le permitía incluir en el lienzo asuntos personales, sus recuerdos, su vida y aun así contar también estas otras historias. Escuché con atención las explicaciones que dos guías les hicieron a sus respectivos grupos. El primero que llegó era de chavales que parecían de un instituto. El segundo lo formaban extranjeros. Todos ponían caras de asombro y de incomprensión aún más explícitas que las que había visto frente al Guernica. Tras seguir con atención las dos charlas, en español y en inglés, concluí que aquella obra tenía tantas interpretaciones como personas se atrevían a interpretarla. EL JARDÍN DE LAS DELICIAS (H. 1505), DEL BOSCO Ojeé los primeros capítulos del Génesis y luego busqué en el libro de Roger van der Weyden la reproducción de El jardín de las delicias. Era más que evidente que el Bosco también se ceñía al relato bíblico. El tríptico cerrado hacía referencia al primer capítulo del Génesis. El exterior de los paneles cerrados representaba en grisalla el tercer día de la Creación: ya existían la luz y las tinieblas, el cielo y las aguas, la tierra y los mares y todas las plantas y árboles frutales. Todo aparecía sobre un plano circular, ecuador de una esfera traslúcida.

14 -2 -1 -1 +1 +1 +2 http://www.biblegateway.com/passage/?search=salmos%2037&version=NVI http://www.vatican.va/archive/ESL0506/__PH6.HTM http://www.latinvulgate.com/lv/verse.aspx?t=0&b=21&c=36 http://biblos.com/text/psalms/37-1.htm http://www.biblegateway.com/passage/?search=Genesis%203&version=RVA http://www.vatican.va/archive/ESL0506/__P4.HTM http://www.vatican.va/archive/bible/nova_vulgata/documents/nova-vulgata_vt_genesis_lt.html#3 http://www.latinvulgate.com/lv/verse.aspx?t=0&b=1&c=3 http://www.biblos.com/text/genesis/3-3.htm 14 -2 -1 -1 +1 +1 +2