613

Acerca de El Descendimiento había escrito: «La escena parece enclaustrada en una estancia de muy poca profundidad […] El suelo se extiende horizontal, de extremo a extremo, y en profundidad, con su fondo en perspectiva a medio metro de altura desde el extremo inferior […] Los nueve personajes se distribuyen ocupando prácticamente la totalidad del espacio […]». Y lo mismo se podía decir del Guernica. Comparé uno a uno los personajes. Primero intenté relacionarlos por las posiciones que ocupaban. De la María Magdalena de El Descendimiento había escrito: «En el extremo derecho aparece María Magdalena, orientada de perfil hacia el lado izquierdo, su espalda ligeramente encorvada hacia delante, su cabeza en horizontal sobre sus manos entrelazadas, su codo derecho elevado, sus piernas ligeramente flexionadas». Y de su homólogo en el Guernica había escrito: «alza ambos brazos en uve y muestra expresión de horror en el rostro, que dobla hacia atrás, orientándolo totalmente hacia arriba, como clamando al cielo». Si el Guernica representaba el instante posterior a la escena del cuadro de Roger van der Weyden parecía lógico que, al explotar de dolor, la mujer adoptara esa posición. Pero aún había más semejanzas. El vestido de María Magdalena en El Descendimiento no parecía de calidad, no estaba hecho de una sola

614

pieza sino de estrechas tiras cosidas, y dejaba al descubierto parte de la espalda y del pecho, algo insólito en una escena como aquella, de no ser para mostrar cierto origen libertino. Su personaje homólogo en el Guernica mostraba una especie de parche a modo de remiendo en su vestido, y dejaba al descubierto su espalda, e incluso exhibía muy claramente los abundantes pelos de sus sobacos; hasta su traje, formado por franjas verticales paralelas, se asemejaba al de María Magdalena. Pero lo que acabó de desquiciarme fueron las manos de este personaje, en el Guernica, pues apoyaban la relación entre esta mujer y la María Magdalena de El Descendimiento. Intuía que la mano derecha simbolizaba a un hombre: un dedo de la mano sugería la cabeza en alto .cabeza (2).; otros dos, los dos brazos; y otros dos, las dos piernas; todos arrastrados con furia, en la dirección de la otra mano, por un sexto dedo .sí, un sexto dedo., cuyo significado sólo ahora se me hacía evidente 1027. Y por las mismas razones intuía que la mano izquierda simbolizaba a una mujer: el delicado dedo meñique sugería la cabeza .cabeza (3).; y luego venían los brazos; y luego las piernas, receptivas. Y también me parecía esta mano una mujer de cabeza centrada .cabeza (4), situada en el dedo medio. que 1027 abc google

14 -2 -1 -1 +1 +1 +2 14 -2 -1 -1 +1 +1 +2 http://www.abc.es/mundial-futbol/brasil-2014/abci-mundial-familia-talisman-dedos-201406221025.html http://www.google.es/search?q=coger+site%3Arae.es 614 614 614