569

Quedé pensativo. Leí de nuevo los textos. Busqué en un libro una reproducción de El Descendimiento. Y al fijarme en su fondo dorado, poco profundo, como cavado en la piedra, intuí un simbolismo que volvió a dejarme perplejo: Roger van der Weyden parecía haber incluido en El Descendimiento el instante de la deposición del cuerpo de Jesús en el sepulcro. El recinto donde se desarrollaba la escena sugería una cueva poco profunda, labrada en la peña; y bien podría simbolizar el sepulcro del rico José de Arimatea, que por algo el fondo parecía cubierto de lujoso pan de oro. El simbolismo trascendía el instante temporal de la escena del Descendimiento, representada en el segundo nivel de significación, y viajaba al futuro, al momento en el que Jesús era depositado en su tumba. Y si se aceptaba esta idea se podía intuir entonces por qué Roger van der Weyden diseñó El Descendimiento a modo de tríptico: lo hizo para poder cerrar explícitamente el sepulcro con sus puertas y dar así fin al relato. De hecho, el panel central era un tríptico en sí mismo, por aparecer flanqueada temporalmente la escena del Descendimiento con otras dos escenas más, una inmediatamente anterior en el tiempo, la escena de la Crucifixión, la otra inmediatamente posterior, la escena de la Deposición. Al situar en el lado izquierdo a Juan el Evangelista curvado hacia la derecha y situar en el lado opuesto a María Magdalena curvada en dirección contraria,

570

Roger van der Weyden conseguía incluso sugerir la circularidad de la piedra que cerró el sepulcro. La imagen sugería incluso otro tipo de sepulcro, cavado bajo tierra, con acceso por la parte superior: en el día de preparación de la pascua judía, fiesta conmemorativa de la salida del pueblo hebreo de Egipto 983, la imagen sugería un entierro faraónico, el del Mesías, faraón de los pobres; y sus súbditos, atendiendo a la tradición, eran enterrados vivos con Él. 983 wiki:[Pascua judía Séder de Pésaj] Parar lograr representar simbólicamente la escena de la Deposición, Roger van der Weyden necesitaba restringir la flexibilidad en la representación del Descendimiento. La más sorprendente y necesaria de estas restricciones era claramente perceptible: la especie de cueva que parecía enmarcar a los personajes. La manera en la que el pintor resolvió el fondo de la obra llamaba la atención, por no resultar intuitivamente lógica. Un Descendimiento debiera dejar ver tras de sí el cielo, el paisaje del monte o la ciudad de Jerusalén. Ahora, sin embargo, dentro de la nueva lectura del cuadro, esa elección sí que parecía justificada. ¿Fue esa la intención de Roger van der Weyden? ¿Quiso representar también la escena de la Deposición? Quizá sí, al menos en esa dirección parecía apuntar el documento de 1574 en el que Felipe II

14 -2 -1 -1 +1 +1 +2 14 -2 -1 -1 +1 +1 +2 http://es.wikipedia.org/wiki/Pascua_jud%C3%ADa http://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%A9der_de_P%C3%A9saj