553

de con sus puertas: las figuras como del natural, vna pieça de mucho pri- mor y deuocion, en aquella mane- ra Alemana ò Flamenca, lindas ca- beças y rostros, ropas, brocados, y o- tros paños retirados del natural. Es- tan las Marias con mucha de mostra- cion de tristeza, la Virgen según el comun sentir ò engaño de aquellos tiempos, desmayada y perdido el co- lor, y aun la compostura y decoro, pa reciendoles que sino era desta mane- ra y haziendo este agrauio à aquel co- raçon fortissimo, no se podia signifi- car el dolor, tristeza, y viuo senti- miento de madreque amaua mas de lo que podemos exprimir con la len- gua, y aun con el pensamiento. A los lados y encima de los mismos ca- xones, ay otras tablas y quadros de este mismo genero, aunque ningu- no tan bueno». A partir de entonces, y como si de plagas bíblicas se tratara, cayeron durante siglos sobre el Monasterio de El Escorial todo tipo de desgracias naturales y humanas orientadas todas a un mismo fin: mermar su patrimonio. El Descendimiento salió en al menos dos ocasiones de El Escorial. En la primera, en 1923,

554

salió rumbo a París, donde se expuso en el Museo de Jeu de Paume 954 .en los jardines de las Tullerías, a un paseo del Museo del Louvre., en una exposición dedicada al arte belga antiguo y moderno: Picasso tuvo aquí una nueva oportunidad de contemplar la obra. En la segunda ocasión, estallada ya la Guerra Civil, El Descendimiento salió de El Escorial y no regresó jamás a él. Ante el cariz que toma la contienda en las proximidades de Madrid, y en su afán de proteger y al mismo tiempo mantener el control sobre el conjunto artístico español, el Gobierno de la República decide trasladar El Descendimiento al Museo del Prado en octubre de 1936. A partir de noviembre, y ante el peligro que corren las obras acumuladas en el Prado, que incluso llegó a ser alcanzado por algunas bombas, se comienza el traslado progresivo de las obras a las provincias consideradas más seguras. En marzo de 1937, El Descendimiento sale del Prado, camino hacia Valencia, desde donde se van trasladando progresivamente las obras a Cataluña, hasta que en febrero de 1939 se llevan a la sede de la Sociedad de Naciones en Ginebra. El Descendimiento realiza todo ese viaje. Más tarde, de junio a agosto, se exponen en el Museo de 954 Exposition de l'Art Belge ancien et moderne (del 10 de mayo al 10 de julio de 1923), Musée du Jeu de Paume, París. jeudepaume

14 -2 -1 -1 +1 +1 +2 14 -2 -1 -1 +1 +1 +2 http://www.jeudepaume.org/