513

máxima, por perfecta., pero absolutamente imprescindible, como lo es el cigoto para el ser adulto. Si lo que se desea es determinar el momento aproximado en el que se puede considerar al cerebro definitivamente adaptado a la realidad humana, más que recurrir al término «conciencia», quizá fuese más sensato recurrir al concepto de madurez, cédula de habitabilidad del cuerpo humano. Porque, ¿qué es la consciencia, sino un supervisor de un objetivo que unas veces se logra y otras no, pero que siempre busca la razón, si bien no siempre la encuentra? EL BIEN Y EL MAL ¿Y qué son el bien y el mal? En este contexto, el bien y el mal serían la calificación que la conciencia otorgaría a los estados mentales, ignorantes .por inconscientes. de su estado, espíritus que llaman a la puerta de la conciencia como el niño que pide permiso para salir a jugar a la calle. A veces, si la conciencia se despista, ocurre que el mal estado, ignorante de su mal, ansioso por jugar, irrumpe con tal ímpetu que ciega a la conciencia y sale a la calle sin permiso, sin que nada pueda hacerse ya para obligarle a entrar de nuevo en casa. Y entonces el mal se consuma, en mayor o menor grado. Así son los niños: ignoran las consecuencias reales de sus actos, o no les importan, que es lo mismo. «Este niño es un demonio», se oye decir, «menudo

514

angelito está hecho». Y los hay aún peores. Pero son niños. Y es misión del adulto educar en la verdad, y con conciencia, a los niños. LA VOLUNTAD ¿Y qué papel pinta la voluntad 909 en todo esto? ¿Existe voluntad, por ejemplo, en el complejo proceso de síntesis de proteínas, o se trata solamente de una sucesión química de reacciones en cadena? Sabiéndose lo que se sabía hoy en día sobre este asunto, a nadie se le ocurriría apostar por lo primero. Pero, puesto que todas las células y elementos bioquímicos que se generan a partir del óvulo fecundado actúan mecánicamente ateniéndose a las leyes de la física y de la química; y puesto que, en cuanto se llega a conocer con detalle el funcionamiento de un proceso biológico, de inmediato desaparece de él cualquier atisbo de conciencia o voluntad, ¿dónde está entonces la supuesta conciencia o voluntad del individuo? Intuía que esto mismo acabaría pasando con las sensaciones humanas de voluntad y de conciencia; que sólo era cuestión de tiempo concluir que, si bien ambas eran sensaciones muy reales que atendían a causas complejas que las hacían difícilmente predecibles, su base de funcionamiento respondía a razones exclusivamente mecánicas, por así decirlo. 909 wiki

14 -2 -1 -1 +1 +1 +2 14 -2 -1 -1 +1 +1 +2 http://es.wikipedia.org/wiki/Voluntad